El Castell d'Alaró se encuentra en la cima del cerro de Alaró a 815 m de altitud. Es uno de los 3 castillos roqueros de Mallorca (junto con el Castell del Santuari en Felanitx, y el Castell del Rei en Pollença) que servían de defensa y protección de la isla. Gracias a su situación estratégica, garantizaba la detección precoz de asaltantes.

HISTORIA DEL CASTELL D’ALARÓ

La primera referencia
Es una construcción con finalidades militares de la que hay constancia histórica desde el año 902, a raíz d la invasión musulmana, cuando los sarracenos llegaron a la isla. Podemos encontrar la información en la crónica árabe Kitab tarih Mayurqa, citando al castillo como Hisn Alarün.

Un castillo inexpugnable
En aquel tiempo ya había una fortificación donde los asediados resistieron ocho años y seis meses a esta invasión. De hecho, la crónica narra que no pudieron conquistar el castillo hasta que los habitantes del castillo agotaron sus víveres y se rindieron.

La Conquista Catalana
En el 1229 durante la Conquista Catalana del Rey Jaume I (el Conquistador)algunos grupos de mallorquines musulmanes huyeron hacia las montañas después de que el Rey Jaume entrara en Madina Mayurqa. En 1231 quedaban focos de población islámica que se refugiaron en los 3 castillos rocosos (Castell d'Alaró, Castell de Santueri y Castell del Rei). Al enterarse el Rey Jaume I de que el Rey de Túnez no va a intentar reconquistar Mallorca, regresa con más barcos y tropas decidido a la conquista definitiva.

Puerta de entrada al Castell d'Alaró
Puerta de entrada al Castell d'Alaró

E, quan venc al quinzèn dia, sabem que el rei de Tunis no vendria, ni aquell estol, sobre la terra de Mallorques. E llaores metem mà a conquerir les muntanyes e els castells que ells tenien, per nom Oloró, e Pollença, e Santueri!
(Epígrafe 113 del “Llibre dels Feits” o Crònica del Rei En Jaume)
Ver Leyenda de la pisada del caballo del Rey Jaume I

La sangre de los moros
Acantilados que recuerdan la sangre derramada

Alfons El Liberal ocupa Mallorca
Un altre fet remarcable en relació amb la història del castell es produeix l’any 1285.
Després de la mort del rei Pere III d'Aragó El Gran, el seu fill Alfonso III d'Aragó El Liberal inicia la invasió de Mallorca per intentar l’empresa de tornar a annexionar el Regne de Mallorca a la Corona d’Aragó després de la desconnexió feudatària iniciada pel seu oncle, Jaume II, rei de Mallorca. Aquesta ocupació es produeix sense cap tipus d’altercat, llevat de la batalla al Castell d'Alaró, que havia romàs fidel al rei mallorquí.
Veure la Llegenda d’en Cabrit i en Bassa

Abandó del castell
Als segles XIV i XV, fou progressivament abandonat, tot i que s’hi mantingué una guarnició militar fins a 1741. A partir d’aquesta data, l’ús que se’n féu només fou religiós, ja que al 1622 s’hi havia edificat un oratori.

Actualment...
Es conserva la murada del castell amb cinc torres. A l’entrada del recinte trobam un primer portal d’accés, ubicat a l’avantmuralla. Alguns escalons més amunt arribam a una segona porta, imbuïda en una torre de defensa per a matacans. És la torre de l’homenatge, popularment coneguda com Constipador. En una de las puntes del penyal, trobam també una altra torre molt popular, dita la Presó dels Moros o la torre de la Cova, a sota de la qual hi ha la cova de Sant Antoni, vestigi d’una antiga ocupació eremítica del segle XVII.

Leyendas

La pisada del caballo del Rey Jaume I
La arremetida a la fortificación considerada “lo pus fort castell del regne” por parte de Jaume y sus hombres, fue por el camino actual de subida, puesto que no hay otro punto de acometida.
Los vigilantes de la atalaya pensaron que podrían apoderarse del monarca y bajaron a apresarlo.

Cuenta la leyenda... Que en el punto más escarpado, donde empiezan las escaleras, en una de las piedras cerca del portal del antemuro, hay una marca redonda que se atribuye popularmente a la pisada del caballo del rey Jaume I cuando éste se alzó y avanzó contra los enemigos con tanta fuerza que las marcas de las pezuñas todavía hoy son visibles en la piedra.

El Rey siguió avanzando matando a todos cuantos se ponían por delante, llenando las paredes de los acantilados de tanta sangre de los sarracenos, que al atardecer, éstas cogen un intenso color anaranjado fruto de toda la sangre que todavía no se ha podido eliminar de las rocas.

La pisada del caballo del rey Jaume I
La pisada del caballo del rey Jaume I

... i des puig de So'n Cos de Marratxí amb un llongo se tirà an es Coscois de Santa Maria, i amb un altre an es castell d'Alaró.
... espasada va, espasada ve, a dreta i a esquerra; i caps de moro a l'aire, i cossos xapats en creu, i sang per llarg que brufava aquelles penyes i s'herba que s'hi congriava, que encara n'està clapada de la sang dels moros...

Los sarracenos subieron por las escaleras del castillo para encerrarse. Pero el Rey se acercó tanto que los impidió cerrar la puerta y entró con todos los suyos.
Los infortunados asediados sólo podían escapar de los cristianos si se lanzaban desde las rocas. Para evitar hacerse daño, pusieron la cabeza dentro de tinajas, porque creyeron que les amortiguaría la caída.
Encontraremos referencias a esta leyenda en las Rondalles Mallorquines de Antoni M. Alcover, tomo V.

En Cabrit y en Bassa
Tras la desconexión feudataria del Reino de Mallorca de la Corona de Aragón llevada a cabo por el Rey de Mallorca, Jaume II, su sobrino Alfonso III de Aragón “El Liberal” desembarca en la isla en 1285, con la intención de volver a anexionar la isla a la Corona de Aragón.
Los dos capitanes fieles del rey mallorquín Jaume II que custodiaban la defensa del castillo, Guillem Cabrit y Guillem Bassa, organizaron su defensa ante el inminente ataque por parte de las tropas de Alfonso III.
Cuenta la leyenda que cuando el rey Alfonso asediaba el castillo, su oficial real, solicitó a los defensores la rendición del castillo.

A esta petición de rendición, Guillem Cabrit respondió a la solicitud:
-No conocemos en el reino, otro rey que no sea En Jaume.
Alfonso “El Liberal” enrabiado preguntó quién osaba a insultar al Rey de Aragón.
- Dos leales Cabrit y Bassa
A lo que el rey contestó:
¿Cabrit, decís? Buena caza!
Pues, como cabrits (cabritos) juro asaros.

Cabrit y Bassa
Cabrit y Bassa

La leyenda cuenta que Alfonso finalmente cumplió su amenaza y en enero de 1286 murieron asados en la plaza del Lledoner de los Damunt del pueblo de Alaró. Sus cenizas fueron enterradas en la Seu de Mallorca.
Encontraremos referencias en el poema de Guillem Colom “El Comte Mal”.

Las brujas de Alcadena
Cuenta la leyenda que en la noche de San Juan, las brujas de Alcadena se pasean desde el castillo de cumbre en cumbre. Sin desmitificarla, durante el solsticio de verano ocurre un hecho meteorológico peculiar. La humedad y las corrientes calientes crean hilos de niebla entre las dos montañas.
Encontraremos referencias sobre este hecho en las Rondalles Mallorquines de Antoni M. Alcover:

- Quan ja tenien tota s'estesa de fils d'un lloc a s'altre, com si fos un pont,hi anaven per damunt fent mil equilibris o, per davall,aferrades amb ses mans.I venga bons balls i jutipiris! I venga una bona cridória que les sentien més enllá des Tossals Verds!

El risco d'en Fonoll
Cuenta la leyenda que un alaroner llamado En Fonoi, un hombre de coraje y atrevido, apostó que haría volteretas durante una hora donde reploma el peñasco del castillo que da a s'Orengar.
Su contrincante, viendo que iba a perder la apuesta, lo empujó hacia el fondal.
Encontraremos referencias sobre esta leyenda en las Rondalles Mallorquines de Antoni M. Alcover Vol. XXIV

Las brujas de s’Alcadena
Las brujas de s’Alcadena
El salto d'en Fonoll
El salto d'en Fonoll