Arqueología

Elementos militares

Portón de acceso
El primer elemento defensivo que nos encontraremos es la puerta de acceso o portón de arco de medio punto que sustentaba una puerta de doble hoja.
Justo delante del portón podemos ver la famosa marca redonda atribuida a la Pisada del caballo del Rey Jaume I según la leyenda.

Antemuro
Flanqueando la puerta de acceso, veremos un conjunto de paramentos defensivos que rodean el acceso al castillo.
Se trata del antemuro que está custodiada por 3 aspilleras o ballesteras, desde las que se tiene una perfecta visión del camino de acceso.

Torre del Homenaje o Constipador
Traspasada esta primera defensa, subimos un primeros escalones, y nos encontramos con la primera torre almenada, la Torre del Homenaje. Es la estructura central del castillo medieval, que servía como residencia del Señor. Esta torre es conocida popularmente como el Constipador, ya que después de una sudorosa subida, los visitantes se resguardaban del calor bajo la torre y donde la agradable pero traicionera brisa ha provocado más de un resfriado.

Murallas
Las estructuras militares actuales son ruinas de época gótica de un castillo del siglo XIV. Debido a su importancia estratégica, tras la Reconquista, se planificaron y construyeron las murallas y se llevaron a cabo numerosas obras de mantenimiento en las primeras décadas. Incluso se emplazó un destacamento militar permanente en el Castell.
A la derecha encontraremos una esplanada con los restos visibles de un gran aljibe. Siguiendo el perímetro del aljibe veremos un paramento de muralla con almenas.

Torre de Migjorn
Sobre la pared de poniente, a continuación del aljibe, encontraremos una segunda torre defensiva. Juntamente con la Presó dels Moros, el Antemuro y la Torre del Homenaje, es el elemento defensivo más importante. Consta de un gran paramento con una torre con aspilleras o ballesteras.

Prisión de los Moros o Torre de sa Cova
Partiendo desde la Hospedería hacia la vertiente Sud, encontraremos un camino que se bifurca. Si cogemos el camino hacia la derecha llegaremos a la Prisión de los Moros. Se trata de una edificación de planta cuadrada, y al igual que la Torre del Homenaje, está coronada con una almena y protegida por aspilleras. Esta torre servía principalmente para la vigilancia de la vertiente sud sobre los riscos d'en Cladera.
Se denomina también Torre de sa Cova por su cercanía a la Cova de Sant Antoni, desde donde probablemente, se debían proveer de agua.
Cabe destacar que el paramento principal está orientado hacia la Meca.

Elementos civiles

Aljibes
El abastecimiento de agua era muy importante durante el dia a dia de un castillo. Es por ello, que en época musulmana, se construyeron estos depósitos con tanto esmero.

Anteriormente hemos comentado que justo después de pasar el portón y atravesando la Torre del Homenaje, nos encontrábamos un primer aljibe.

Además de este, existen 4 aljibes más ubicados en el bosque que va desde la Hospedería hasta la vertiente Sud.
- El primero de ellos, de planta circular, en realidad, se trata de una cadena de aljibes que recogen el agua corriente.
- El segundo de los aljibes que encontraremos mirando a la cara Norte del bosque, es el más espectacular.
- Muy cerca de este segundo aljibe, se situa el tercero. Éste, está totalmente apuntalado por su evidente riesgo de derrumbe.
- Más al Levante, cerca de un pequeño horno de cal, se ubica el último de los aljibes, que presenta una curiosa estructura, seguramente para adaptarse al terreno.

Carboneras
En las lomas del castillo encontraremos la pimera de ellas. La podremos ver en la explanada del castillo, pasado el Constipador y de posiblemente otra más pequeña, cerca de la segunda torre del castillo.

Aunque la mayoría de ellas están ubicadas dentro del bosque del castillo.
Relativamente cerca de s'Obra Nova, encontraremos la primera carbonera del bosque con un diámetro aproximado de 5,30 m.
Encontraremos una segunda carbonera con un diámetro de 5,80m, en nuestro recorrido hacia el camino de la cueva, antes de desviarnos hacia los aljibes.

Una carbonera que es interesante de ver, ya que conserva totavía la choza del carbonero, está ubicada en la parte Poniente del Castillo.

Al sur del bosque de la cima, al borde del camino que lleva a la cueva de Sant Antoni, encontraremos otra carbonera de aproximadamente 5,90 m de diámetro. Es de doble piso y no presenta restos de la choza del carbonero.
En el sureste de la cima encontraremos otra que presenta un diámetro aproximado de 5,80 m y doble piso. Es fácil de identifcar porque ha nacido un pino justo en medio. Conserva bastante bien la choza del carbonero.

Muy cercano al tercer horno de cal de la cumbre, el más meridional, encontraremos una carbonera con un diámetro aproximado de 5,80 m.
A medio camino entre los dos hornos de cal más grandes de la cima podremos observar una carbonera de doble piso de aprox 4,80m.
En una de las hondonadas arriba de los acantilados que miran a Levante, de difícil acceso se encuentra la última carbonera constatada. Pero por su difícil acceso, no aconsejamos visitarla.

Hornos de cal
La cal ha sido un elemento imprescindible en la sociedad tradicional. Sus usos principales eran la fabricación de argamasa, junto con la arcilla para las obras, el encalado de paredes, y su uso antiséptico y desinfectante.

En la zona de los aljibes, en la cima del castillo, encontraremos un pequeño horno de cal. Parece que está cargado con las piedras para calcinar pero sin cubrir la vuelta. En la boca veremos que aún se conserva la piedra horneadora.

El segundo horno de cal que encontraremos en el bosque de la cima, es de tamaño medio, y está ubicado a la izquierda del camino que va de la cima en la cueva de Sant Antoni. Contiene restos de la última calcinada.
El tercer y más alejado horno de cal está muy deteriorado debido a que un pino a enraizado y amenaza con destruirlo.

Elementos religiosos

Ermita edificada en el año 1622 por el cura Joan Coll, rector de la Parroquia de Sant Bartomeu, como muestra de agradecimiento por la llegada de las lluvias después de una larga sequía.

Con la edificación del Oratorio de la Virgen del Refugio del Castell d’Alaró, se convirtió definitivamente en un santuario para los alaroners. Esta construcción fue posible gracias al impulso del párroco local de aquella que además exponer la imagen de la Mare de Déu, fue un firme defensor del culto a Guillem Cabrit y Guillem Bassa. Tanto es así que hasta este Oratorio se trasladaros dos costillas de los mártires desde su sepultura en la capilla de la Piedad, justo debajo del órgano de la Catedral de Mallorca.

La edificación es de reducidas dimensiones y arquitectura austera. El portal principal de marès tallado dibuja una composición arquitrabada de estilo renacentista. El portal va precedido por un pórtico de teja árabe de doble vertiente, sostenido por un arco de medio punto y pilastras octogonales en los laterales. En el interior del pórtico dos puntales de madera sostienen la cubierta.
El vértice superior está coronado por un reloj de sol. El interior de la ermita se compone de una única sala, de arco de cañón, con suelos de cerámica y paredes decoradas con motivos vegetales en relieve del artista italiano Antonio Soldati.

El ábside es de planta semicircular y en su interior se encuentra el altar, precedido por un retablo barroco con la imagen de la Virgen María. En los laterales del retablo se ha representado a los dos personajes más conocidos de la historia de Alaró, Guillem Cabrit y Guillem Bassa.

En la sacristía destaca el relicario de Cabrit y Bassa y la cuantiosa colección de exvotos dedicados a la imagen de la Virgen. En 1622 a la edificación original se le añadieron la capilla y la sacristía.

El domingo después de Pascua se lleva a cabo una subida al Castell para celebrar la Festa de l'Àngel o Pancaridad.
Desde siempre la semana que sigue a la Pascua en Mallorca se organiza una comitiva que se dirige a pie a ermitas y santuarios para compartir las últimas empanadas elaboradas en estas fechas. El primer domingo de septiembre también se celebra la Natividad de la Virgen María con una comida popular frente al Oratorio.

Via Crucis
Como en el resto de Santuarios de Mallorca, como el de Santa Llucia, Sant Salvador o Monti-Sion, la ermita de la Mare de Déu del Refugi tiene su propio Via Crucis.
El Via Crucis, está constituido por pequeñas construcciones o estaciones siguiendo el camino de subida hacia el castillo y haciendo referencia al episodio de la Pasión de Cristo. Desgraciadamente y debido al vandalismo, la mayoría de las estaciones han sido destruidas, aunque podemos ver unas cuantas en nuestro camino hacia la hospedería.

Reloj de Sol
El reloj de sol está orientado en vertical hacia el sud. Este reloj está hecho de una sola pieza con piedra viva (piedra calcária). Su Gnomon o guía, marca las horas en formato indoarábico y apunta hacia la estrella Polar, con lo que la duración de las horas no corresponden a los relojes romanos, griegos o babilionios.
Aunque desconocemos la fecha exacta de su construcción, ya aparece en fotografías de la primera mitad del s. XX.